La Playa de Las Vistas ofrece el servicio de acompañamiento al mar a las personas con movilidad reducida el cual se presta en horario de 10 a 17 horas, de forma diaria (de lunes a domingo), y gratuita durante todo el año.

Socorristas_adaptado_Arona_eldigitalsur_24-01-13

El equipo de socorristas que ofrece el servicio tiene amplia experiencia en la atención a personas con movilidad reducida. El servicio del baño asistido se presta en la Playa de Las Vistas, por ser una de las mejores playas accesibles de toda España.

Para ofrecer el servicio del baño asistido se cuenta con ayudas técnicas (sillas y muletas anfibias) que les permiten garantizar el acceso al mar a los usuarios, de forma confortable y segura. El sistema de reservas está estructurado en dos bloques. Las reservas individuales se pueden efectuar directamente (el mismo día) en la zona de playa accesible mientras que las reservas para grupos, deben realizarse (con 48 horas de antelación) por vía telefónica 636 672 739 o por correo electrónico arona@formasnivaria.es

Con el fin de garantizar la calidad a todos los bañistas, la Playa de Las Vistas cuenta con toda la infraestructura necesaria para garantizar el acceso y disfrute del mar a todas las personas: plazas de aparcamiento reservadas, rampas de acceso, aseos adaptados, duchas accesibles, pasarelas fijas y enrollables, plataforma de descanso (solarium) y zona de sombra.

socorristasbanoadaptado2008

Este servicio de baño adaptado en la Playa de Las Vistas pretende satisfacer la demanda de turistas con movilidad reducida provenientes de toda Europa, que elige la Playa de Las Vistas por sus instalaciones sin barreras y por su buen clima durante todo el año.

La apuesta del Ayuntamiento de Arona por garantizar la calidad de vida de todos los turistas, especialmente de aquellos con discapacidad, se debe a que en el año 1957 llegaron a la Playa de Los Cristianos un grupo de turistas suecos que padecían diferentes enfermedades neurológicas y reumatológicas, reumatismo que buscaban un lugar para descansar y recuperarse de sus dolencias.

Ellos descubrieron el poder curativo del sol y nos enseñaron a apreciar y aprovechar la riqueza natural de la que éramos y somos propietarios. La Playa de Los Cristianos significó, para estos primeros visitantes, gracias a la climatoterapia y la hidroterapia (baños de sol, de arena y de mar), la esperanza de encontrar un alivio en la enfermedad, en cierto modo, les permitió a volver a vivir.