Canarias también busca poner un tope anual al número de turistas. El nuevo presidente canario, Fernando Clavijo asegura que los 13 millones de 2014 es una cifra que "deteriora" el medio ambiente y "acaba con el valor añadido" de las siete islas.

lanzarote

 

Canarias también limitará el número turistas que visitan las siete islas al año. El nuevo presidente autonómico, Fernando Clavijo (Coalición Canaria), asegura que el archipiélago tiene que "fijar una limitación que sea respetuosa con nuestro medio ambiente y que no deteriore y acabe matando nuestro valor añadido". En 2014 visitaron las islas 13 millones de personas.

En una entrevista concedida a El País, Clavijo apuesta por "trabajar para los que visitan Canarias dejen más recursos en las islas". Según él, "de nada sirve que lleguen 20 millones de turistas si vienen con todo incluido. Lo que interesa es que irradie la riqueza al resto de la economía".

El nuevo presidente, que sustituye en el cargo a Paulino Rivera, asegura que el límite al turismo también lo comparten las patronales hoteleras. "En Canarias hay modelos diferentes como el de Lanzaroete [...], o el de Fuerteventura, en el que han fijado en 2,5 millones de turistas el tope que pueden asimilar sin quebrar su calidad de vida y sus recursos".

Así, la coalición gubernamental no fijará el número de turistas que puede gestionar el Destino Español "hasta que todos los cabildos –administraciones insulares-- no tengan una visión clara de su territorio".

Inversión y apartamentos

Con lo que respecta a la inversión, el nuevo jefe del ejecutivo canario, investido con los votos del PSOE –tras un pacto con el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez- y la Agrupación Socialista Gomera, aboga por más libertad. "Para que la renovación turística tenga la penetración que se necesita vamos a tener que desbloquear y simplificar la gestión del suelo. Vamos a simplificar la gestión urbanística y con ello llegarán los incentivos".

Por otro lado, Clavijo deberá resolver la espinosa cuestion de los apartamentos vacacionales, de las cuales 50.000 se han quedado en la ilegalidad tras una modificación de la ley que regula el alquiler turístico. "Voy a reunirme con hoteleros y asociaciones para tratar de llegar a un acuerdo en el que estén contentas ambas partes", ha apostillado.